log in

EN ENERO SE CUMPLEN 5 AÑOS DE LA PARTIDA DEL SANTO PADRE ROGELIO BUSTOS

Featured EN ENERO SE CUMPLEN 5 AÑOS DE LA PARTIDA DEL SANTO PADRE ROGELIO BUSTOS
Rate this item
(0 votes)

Narración del 27 de enero de 2018.

 

Padre Enrique Sánchez G.

 

Esta mañana, a las once pasadas, mientras nos disponíamos a celebrar la Eucaristía, he recibido la noticia de la muerte de nuestro hermano Rogelio. Su hermana Paty, con gran dolor, me decía que unos momentos antes el padre Rogelio había sufrido un colapso pulmonar y nos dejaba. Ha sido una de las noticias más duras que he recibido en mi vida y siento un gran dolor en mi corazón. Se nos ha ido un hermano que ha marcado nuestras vidas con su entusiasmo, su alegría, su pasión misionera y su gran amor al Instituto Comboniano.

 

De Rogelio seguramente se podrían escribir, y lo harán muchas personas, páginas que recogen la historia de una vida que se ha caracterizado por la sencillez, la alegría, el entusiasmo, la entrega, la pasión misionera, en entrega generosa e inteligente, el amor al carisma y al Instituto.

 

Rogelio nació el 7 de julio de 1961 en el seno de una familia numerosa en donde don Jesús y doña María de la Luz, sus padres, supieron transmitir y sembrar en el corazón de sus hijos los valores y la fe que no se aprende por medio de grandes lecciones, sino que se vive en los retos y los dramas de la vida que forja personas capaces de vivir abriendo el corazón a los demás.

 

Muy joven, al terminar la primaria, Rogelio había tomado el rumbo del seminario comboniano de San Francisco del Rincón, en donde ya había estado uno de sus hermanos mayores y que se convertiría en la puerta de ingreso a lo que será toda su vida como sacerdote, misionero y comboniano. Ahí dio sus primeros pasos y fue abriendo su corazón a la misión con la que se fue identificando pasando de etapa en etapa, por el seminario menor de Guadalajara en donde hizo su bachillerato, en Xochimilco en donde fue postulante y estudió la filosofía, en Cuernavaca donde vivió su noviciado e hizo su primera profesión religiosa.

 

Siempre fue un seminarista sereno, contento de su vocación y alegre de vivir el carisma comboniano. Su carácter jovial, alegre y bromista le permitió ir tejiendo relaciones de amistad y fraternidad que han perdurado a través del tiempo. Siempre fue el hombre del detalle, de la buena palabra, de la presencia discreta. Hasta el final, acomodando las cosas que quedaron en su última maleta iba cargado de pequeños recuerdos y regalitos para las personas que iba encontrar en su visita a la provincia de Centroamérica. Rogelio era la persona que pensaba a los demás y marcaba su presencia dejando en los detalles algo de la bondad que llevaba en el corazón.

 

En 1983 nos encontramos en Florencia en donde llegaba recién profeso para iniciar el estudio del italiano que le permitiría vivir después su experiencia de estudiante de teología que concluyó con la licencia en moral cinco años después. Desde los inicios se le veía como un joven inteligente y capaz, que sabía aplicarse y trabajar con seriedad y responsabilidad. A su regreso a la provincia de México en 1988 se le destinó al seminario menor de san Francisco del Rincón. Ahí se entregó con entusiasmo y demostró sus capacidades para estar y acompañar a los jóvenes de bachillerato que iniciaban su caminar misionero. Algunos de aquellos jóvenes son hoy sacerdotes.

 

Ahí en san Francisco del Rincón, Rogelio vivió años muy intensos como formador, como enseñante en la preparatoria de la Salle y metido entre los jóvenes. Fueron años de mucho trabajo pastoral en el centro y en la periferia de San Francisco. En poco tiempo se ganó una grande estima y aprecio de mucha gente que, por medio de él, se hicieron amigos y bienhechores del seminario y de las misiones.

 

Durante sus años de servicio a la provincia de México fue asumiendo cada vez más servicios y responsabilidades. Trabajó con entusiasmo en el sector de la formación y fue parte del consejo provincial. Fueron años en los que demostró sus capacidades y su disponibilidad a todo lo que se le confiaba. En 1996 inició otra etapa importante en su vida misionera y comboniana. Ese año salió para su primera misión en el Perú a donde llegó para ponerse al servicio de los estudiantes de teología. Como formador de los teólogos pasó poco más de ocho años, combinando sus actividades con la enseñanza en el ISET y su presencia siempre comprometida en la pastoral en los pueblos jóvenes en la periferia de Lima.

 

Entre sus muchos servicios en esa provincia asumió el cargo de provincial y dio ese servicio durante dos mandatos hasta que en el año 2011 fue de nuevo destinado a la provincia de México. A su llegada a México se le pidió que asumiera el trabajo como administrador del CAM, Centro de Animación Misionera. Ahí, una vez más supo poner al servicio de la provincia sus dotes y cualidades. Se mostró sensible y capaz para promover la animación misionera, era atento y delicado con los bienhechores. De ahí salió para integrarse al Consejo General que lo había elegido Asistente General durante el último Capítulo General que tuvo lugar en Roma en el año del 2015.

 

Como Asistente General encargado del Continente Americano y de Asia siempre se mostró atento y preocupado por lo que nuestras provincias y delegaciones iban viviendo. Su puerta siempre estaba abierta y sus respuestas no se hacían esperar, vivía con preocupación las situaciones no siempre fáciles que le presentábamos y buscaba siempre la manera de involucrarse para encontrar una solución.

 

Si hoy tuviésemos que recordar los rasgos más característicos de la persona de Rogelio me atrevería a resumirlos diciendo que fue una persona alegre, que supo vivir con sencillez cada momento de su vida misionera. Alguien quien conservó la chispa del humor sano hasta en los días de la enfermedad y que nos dejó como recuerdo una sonrisa en su rostro como para recordarnos que la misión se vive en la alegría que se alcanza sólo cuando nos damos con generosidad.

 

Rogelio se ha ido de entre nosotros, pero lo que nos ha dejado no nos abandonará jamás. Su testimonio de consagrado feliz, de misionero entusiasta y de comboniano hasta la médula, eso no pasará.

 

  • MSRP: price
  • Genre: Action

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Log in or create an account